• MADRID ME ENAMORA

PERÚ, JAPÓN Y ASTURIAS SE FUSIONAN EN RONDA 14

  • Este restaurante defiende la diversidad de estas gastronomías

  • Mario Céspedes, el chef de los ajíes, fue pionero en traer la cocina peruana


Ronda 14, ubicado en el barrio de Salamanca, fue uno de los primeros restaurantes en mostrar en la capital la riqueza de la cocina peruana y sigue ofreciendo una propuesta muy interesante cinco años después de su apertura.


Reconocido como uno de los máximos representantes de la cocina nikkei en nuestro país, el cocinero Mario Céspedes elabora en Ronda 14 propuestas diferentes fusionando la cocina del país del Machu Pichu con la japonesa y la asturiana.

En Ronda 14, la potencia de ingredientes peruanos como los ajíes se entremezclan con otras culturas como la española, la cantonesa y la nipona. Una mezcla explosiva y sorprendente que deja muy buen sabor de boca.

En este local de la calle General Oráa, el espacio está divido en dos salas. Un primera en la que prevalece una gran barra y mesas altas, y un salón en el que disfrutar de un modo más reposado de la comida. Espacios en los que predomina el blanco y los motivos vegetales para que la atención se centre en su magnifica cocina.

Interior de comedor de Ronda 14.

La carta de Ronda 14 está diseñada para picotear, compartir y disfrutar platos que se podrían tomar en un restaurante gastronómico, pero en un ambiente más desenfadado que recuerda a los típicos chigres de Asturias. Por eso su carta se divide en los piqueos, el sushi y lo dulce. Tres apartados en los que todo apetece y en los que hay que pedir un poco de todo para disfrutar como se merece de este local.


Nosotros empezamos por una de sus especialidades más demandadas: el Tiradito a la crema de ají amarillo, una salsa picante que es la base de la gastronomía peruana y que Céspedes utiliza para llenar de sabor en sus platos. En Ronda 14 se pueden descubrir los matices de algunos de los diferentes ajíes que domina este reconocido cocinero tales como el ají limo, el rocoto o el charapita, un ají selvático que potencia mucho el sabor.

Tiradito a la crema de ají amarillo
Otro de sus clásicos es el Ceviche de xarda con leche de tigre al ají limo y calamar. Una propuesta cítrica en la que mantienen el protagonismo la caballa y el calamar. Para repetir una y otra vez.
Ceviche de xarda con leche de tigre al ají limo y calamar

Apostar sobre seguro es pedir en Ronda 14 su Gunkan de huevo trufado. Una combinación diferente de sushi en el que el alga sirve de cestita para acomodar en su interior el arroz en la base y los ingredientes elegidos, en este caso el huevo de codorniz.

Gunkan de huevo trufado

Entre las incorporaciones más recientes a su carta encontramos el Roll de pez mantequilla y chipotle. Bocaditos con un toque ahumado y coronados con un crujiente de batata que sorprenden por ser diferentes.

Roll de pez mantequilla y chipotle

Otro de los rolls que probamos fue el Roll de salmón acevichado, un ejemplo perfecto del mestizaje de la cocina nikkei. Fusión de sushi y ceviche, que se dice inventaron los cocineros Nobu y Toshiro Konishi en el restaurante Matsuei, y que en Ronda 14 lo bordan.

Roll de salmón acevichado

Ejemplo también de la miscelánea cultural es el Niguiri de hamburguesa de wagyu, rocoto y azul. Un bocado caliente diferente de una carne deliciosa en el que nos encantó el toque picante de la verdura.

Nigiri-hamburguesa de wagyu, rocoto y azul

El toque spicy del rocoto también lo encontramos en el Bao de chicharrón. Este minibocadillo asiático se sirve con crema de rocoto y huacatay, una hierba aromática que aporta frecura a cada bocado sin restarle intensidad a la propuesta.

Bao de chicharrón con crema de rocoto y huacatay

La casquería está muy arraigada en Perú y Mario Céspedes la ejecuta con tal maestría que es capaz de presentar elaboraciones especiales que conquistarán incluso a aquellos no que sean muy partidarios de esta opción. Eso fue lo que nos pasó a uno de nosotros, que probamos las Gyozas criollas de ternera y manitas de cerdo sin tener muy claro si nos iba a gustar. Sin embargo, nos encantó y será uno de los platos que volvamos a pedir cuando regresemos.

Gyozas criollas de ternera y manitas de cerdo .

Entre los postres, Ronda 14 ofrece clásicos como el sorbete de limón al cava, el coulant de chocolate y helados variados, pero con un toque diferente. Así es su Tarta de queso con frutos rojos y helado de frambuesa. Una versión distinta de este popular postre que entra por derecho propio en nuestro ránking de las mejores tartas de queso de Madrid.

Tarta de queso con frutos rojos

En definitiva, si estáis deseosos de platos intensos y diferentes Ronda 14 es vuestro restaurante. Mezclas y fusiones en cada una de sus propuestas para disfrutar de una comida o cena en la que llenar el paladar de sabores del país andino. Además, también se puede dsifrutar en casa porque disponen de servicio take away y delivery. ¿Se puede pedir más?


Ronda 14

C/General Oráa, 25

Telf.: 91 411 17 30

Precio medio: 40 euros.

Página web aquí

4 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo