• MADRID ME ENAMORA

RESTAURANTE HEVIA, LA ELEGANCIA DE LOS SABORES CLÁSICOS


Regresar a comer a Hevia es siempre un placer. Aún recuerdo el magnífico festín que nos dimos en nuestra primera visita a este emblemático restaurante de la calle Serrano. En manos de la tercera generación, son ya 56 los años que llevan dando de comer de lujo a sus comensales que cada día se acercan a disfrutar de su cocina tradicional elaborada con el mejor producto de mercado.


Actualmente tienen el comedor cerrado debido al #COVID19 y han reabierto su elegante terraza bajo estrictos protocolos de higiene y seguridad y con el aforo reducido a más de la mitad. Con servicio de cocina ininterrumpido de 14:00 a 24:00 h, es un lugar acogedor con mesas vestidas con mantel de hilo, vajilla y cristalería de primerísima calidad y, sobre todo, una atención sobresaliente a cargo de un personal de esos que ya no quedan en Madrid.

La terraza de Hevia es elegante y acogedora.

En su carta encontramos propuestas clásicas con toques modernos como la ensaladilla rusa con ventresca, el revuelto de tuétano con trufa negra, o su ensalada "Álvarez", con tomates pelados que la familia cultivan en su propia huerta. Mención especial merece su Ensaladilla de ahumados sobre pan tostado con huevo hilado. Una sugerente propuesta que lleva en Hevia desde el primer día y que nunca puede faltar.

Ensaladilla de ahumados sobre pan tostado con huevo hilado.

La calidad del producto se escribe con mayúsculas en Hevia. Buena muestra de ello son sus Calamarcitos gallegos de las Rías Bajas. Su rebozado es crujiente y fino y su sabor una delicia para el paladar.

Calamarcitos gallegos de las Rías Bajas.

Dentro de los principales, la elección es dificil. Entre sus carnes destaca su solomillo a la brasa con ajitos o el rabo de toro. Del mar el lenguado salvaje a la plancha o el Tronco de bonito escabechado en salsa de perdiz. Para nosotros este último es un plato que es obligado pedir sí o sí. En su elaboración siguen siendo fieles a la receta tradicional. ¡Sobresaliente!

Tronco de bonito escabechado en salsa de perdiz.

Los mejores callos de Madrid


Los callos "Hevia 55 años" a la madrileña son probablemente los mejores de la capital. Son suaves, melosos y como mandan los cánones respetan la tradicional proporción 2/4/8 entre morro, pata y tripa.

La salsa de los callos de Hevia es de ¡toma pan y moja!
No puedes irte de Hevia sin probar los callos a la madrileña.

Uno de sus secretos es que en cocina los limpian a conciencia, los acompañan de unas sabrosas porciones de chorizo y morcilla asturianos y los cuecen con distintas verduras que le aportan más sabor.


La parte dulce merece también la pena con postres como su Tocinillo de cielo, el Bizcocho de Manzana con Nueces o su Tarta de chocolate con trocitos de manzana. En esta ocasión no pedimos


En definitiva, que con más de medio siglo de historia a sus espaldas, en Hevia mantienen el listón muy alto con una cocina sincera y honesta elaborada con la mejor materia prima y sin artificios. Una cocina tradicional que a nosotros nos encanta y que ahora podemos disfrutar en nuestra propia casa con el nuevo servicio de comida a domicilio que han puesto en marcha. Un delivery de lujo con reparto propio que se reserva a través de su web y se gestiona como si fuera una mesa más del restaurante, con personal cualificado.


Hevia

Calle Serrano, 118

Teléfono: 91 562 30 75

Precio medio: 50-60€

Página web aquí