• MADRID ME ENAMORA

RESTAURANTE VILLOLDO, UN FUERA DE SERIE DE LA COCINA TRADICIONAL

  • Pilar Pedrosa y su hijo Alfonso nos deleitan con sus guisos, las setas, la caza…

  • Producto de primera y tradición por bandera en un restaurante para repetir


Cuando sales de un restaurante y dices emocionado eso de que ganas de volver, la razón es que la experiencia gastronómica ha sido sobresaliente. Estuvimos la semana pasada comiendo en Villoldo, un pedacito de Palencia en Madrid, que abrió sus puertas hace ocho años y a nosotros nos ha conquistado.

La decoración de Villoldo es sencilla, pero muy acogedora.
La decoración de Villoldo es sencilla, pero muy acogedora.

Ubicado en pleno barrio de Salamanca, en la calle Lagasca, 134, en su interior sencillo y acogedor nos espera una cocina de mercado honesta y sincera donde Pilar Pedrosa –con cuatro década de experiencia en los fogones- junto a su hijo Alfonso Fierro bordan todas y cada una de sus elaboraciones.

Pilar Pedrosa junto a su hijo Alfonso Fierro.
Pilar Pedrosa junto a su hijo Alfonso Fierro.

La carta de la sucursal madrileña del reconocido hotel boutique y restaurante palentino Estrella del Bajo Carrión se centra en el recetario clásico. Tradición y vanguardia van de la mano en cada plato con un protagonista claro: la materia prima. Un buen ejemplo son los productos de su propia huerta como su tomate que sabe a tomate de verdad, y que sirven simplemente en rodajas con un poquito de sal y AOVE, las alcachofas o su menestra de 7-9 verduras Palencia y Navarra.


Bocados deliciosos que conquistan todos los sentidos y sabores de siempre que nos trasladan a la infancia. Las setas tienen también un protagonismo especial con preparaciones sencillamente deliciosas como el Revuelto de chantarelas y trompetas negras. ¿El secreto? Solo utilizan la yema para elaborar este delicado plato otoñal.

Revuelto de chantarelas y trompetas negras.
Revuelto de chantarelas y trompetas negras.

En cuanto a las especialidades, encontramos las Pochas guisadas con codorniz o solo con verduras y las Alubias viudas de la Vega de Saldaña nunca faltan en la comanda. Son deliciosas y las sirven en tres formatos: tapa, media ración y entera.

Prueba de pochas guisadas con verduras.
Prueba de pochas guisadas con verduras.

Mención especial merece la exclusiva codorniz de campo de tiro, tan característica de Tierra de Campos que preparan estofada desde hace más de 40 años. Un manjar que solo podrás comer en plena veda.

La codorniz estofada de Villoldo es uno de los platos imprescindibles.
La codorniz estofada de Villoldo es uno de los platos imprescindibles.

Para terminar nuestra deliciosa comida, pedimos la carta de postres. Son clásicos en el nombre, pero vanguardistas en su ejecución. Nosotros disfrutamos de lo lindo con sus Natillas de huevo con helado de galleta maría y caramelo de canela. En el punto de mira también tuvimos el Helado cremoso de queso fresco de oveja con sopa de frutos rojos, que dejamos para otra nueva visita. (Descubre las mejores tartas de queso de restaurantes de Madrid).

Natillas de huevo con helado de galleta maría y caramelo de canela.
Natillas de huevo con helado de galleta maría y caramelo de canela.

En definitiva, que declaramos nuestro sincero amor por la comida tradicional que preparan con mucho mimo y esmero en Villoldo. Por cierto, toda la carta está disponible para llevar o a domicilio en su web, donde se hacen directamente los pedidos.

Villoldo

Calle Lagasca, 134.

Tel. 910 224 552.

Precio medio: 40-50 euros.

Cierra los domingos todo el día y lunes y martes noche.

Página web aquí

11 comentarios