• MADRID ME ENAMORA

TABERNA DE LA REINA, LA PROPUESTA MÁS CASTIZA DE LA GRAN VÍA


  • Con platos tan populares como las croquetas, la ensaladilla o el rabo de toro

  • Nos encanta su Tarta de queso idiazabal, y éstas son las mejores de Madrid


¿Quedamos para tomar unas cervezas por el centro? Una pregunta que solo tiene una respuesta, la afirmativa porque no hay mejor plan que una quedada para picar algo. Si el escenario elegido incluye un local castizo y bonito en la Gran Vía el tamaño del 'si' supera el del Retiro. Hoy os hablamos de Taberna de la Reina, un restaurante informal en el que disfrutar de la cocina más tradicional, pero con un toque sorprendente.


Un restaurante singular y lleno de color con paredes en tonos rojos y verdes, e incluso con ladrillo caravista de estética muy pop. Tampoco faltan en ellas sartenes y paelleras con los nombres de algunos de los platos que elaboran, lo que hace que el cliente vaya pensando desde el primer momento qué quiere comer.

Comedor de Taberna de la Reina

Una de las cosas que más nos gustan de las tabernas es la posibilidad de disfruta de una caña con unas banderillas como estas Bombas de aceituna gordal con queso manchego y estas Gildas.

Aperitivo en Taberna la Reina
¡No hay nada mejor que ir tomando un aperitivo mientras se ojea la carta y decides entre las croquetitas de jamón, unos calamares a la andaluza o una tortilla de patata!

Si hay una propuesta tradicional que no puede faltar en las cantinas es la ensaladilla. En Taberna la Reina preparan la Ensaladilla rusa con gamba blanca y la sirven con la mítica rosquilla que nos lleva a nuestra infancia y al momento del vermut de nuestros padres.

Ensaladilla rusa

Entre las recetas tradicionales con un toque diferente encontramos su Pulpo a la gallega con patata trufada. En todo este plato sigue la receta a feira, excepto en la parte de los cachelos. Aquí la patata se prepara en una versión cremosa y con un toque de trufa, que puede que no guste a los más puristas, pero si que sorprenda a los que les guste probar cosas nuevas.

Pulpo a la gallega con patata trufada

Que haya un apartado específico para la rica huerta española es otro de los puntos más interesantes de este encantador local. No faltan las berenjenas fritas con miel de caña al estilo malagueño, el tomate del bueno, una ensalada en honor a nuestro patrón San Isidro y unas Flores de alcachofa confitadas sobre puré de coliflor y dados de tomate y jamón.

Flores de alcalchofa confitadas

Hay platos principales que nos llamaron la atención como las brochetas de gambón, el lomo alto de vaca o el rabo de toro estofado, pero queríamos seguir con el toque informal del almuerzo y nos decantamos por los Canutos de vaca gallega y hojaldre con mayonesa picantona. Pequeños bocados que se pueden comer con las manos y son ideales para compartir.

Canutos de vaca gallega y hojaldre con mayonesa picantona

Uno de los lemas de Daniel Larios, cocinero de Taberna de la Reina, es que siempre hay que dejar sitio para el postre. En este caso, como dice la publicidad, mejor si son dos. Sus Natillas de chocolate a la madrileña nos conquistaron...

Natillas de chocolate a la madrileña

... y la Tarta de queso Idiazábal nos enamoró. Momentos dulces que pusieron el broche de oro a una agradable comida en grata compañía.

Tarta de queso

En definitiva, Taberna de la Reina es una buena opción para un picoteo castizo en la Gran Vía. Platos de siempre que gustan a todos y que son ideales para compartir. Además, para aquellos más indecisos ofrecen tanto un menú del día, como uno de tapas y otro de paella. Una gran oferta en un lugar con mucho encanto