• MADRID ME ENAMORA

PEPPE FUSCO, EL SUR DE ITALIA CONQUISTA EL CORAZÓN DE MADRID

  • En este nuevo 'place to be' tienes que probar su pasta casera y sus pizzas

  • Todos los platos se elaboran con producto italiano de primera calidad


Si hay dos cosas que tenemos claras en la vida es que a un buen plato de pasta fresca italiana y a una pizza romana hecha al horno de leña siempre hay que decir ¡si por favor!. Son dos de las irresistibles propuestas de Peppe Fusco, el nuevo italiano de moda en Madrid que acaba de abrir sus puertas junto a la céntrica glorieta de Quevedo.


Abierto todos los días y con horario continuo desde las 13h, en Peppe Fusco reinan la vegetación y la madera, fusionando en su diseño el estilo industrial con el terciopelo, que combinados con muebles realizados a medida crean un espacio agradable con tres zonas diferenciadas: mesas altas a la entrada, barra y salón. Y próximamente, una amplia terraza en la acera más ancha de la calle Fuencarral.

El interiorismo de Peppe Fusco es elegante y acogedor.
El interiorismo de Peppe Fusco es elegante y acogedor.

En esta nueva apuesta del empresario Enrico Bosco, propietario del Grupo Pulcinella (Ornella, MalaFemmena, Pummarola, Maruzzella, Rigatoni y Pulcinella), encontramos una cocina tradicional italiana con recetas inspiradas en su Nonna y las vacaciones que pasaba junto a ella en el sur de Italia. En su carta hay varios imprescindibles para ir abriendo boca como la parmigiana de berenjena y la burrata, que traen dos veces por semana directamente de Italia para que siempre esté fresca.

Parmigiana de berenjenas y burrata con pesto y tomate pelado San Marzano.
Parmigiana de berenjenas y burrata con pesto y tomate pelado San Marzano.

Propuestas de calidad irresistibles y generosas en cantidad que maridan a la perfección con una carta líquida donde la oferta de vinos es puramente italiana. Nosotros también probamos una de sus pastas frescas caseras. Lo difícil es decidirse por una porque tienen una decena de propuestas a cada cual más interesante. Finalmente nos decidimos por los Spaghetti Clemenza, un guiño a la cocina italoamericana y a este personaje de El Padrino en un plato delicioso donde sustituyen las clásicas meatball por salchichas. Solo os podemos asegurar que dejamos el plato limpio.

Spaghetti Clemenza.
Spaghetti Clemenza.

La parte dulce tiene también algunas tentaciones de esas que te hacen salivar. Entre los clásicos no falta la tarta de queso, ni el tiramisú; y como postres originales la mousse di banana con noci y el nutellotto, un postre con base de galleta y con mascarpone y nutella que está de muerte lenta.

Si vas a Peppe Fusco debes probar ¡si o si! el nutellotto.
Si vas a Peppe Fusco debes probar ¡si o si! el nutellotto.

En definitiva, que Peppe Fusco nos ha conquistado porque lo tiene todo. El espacio es elegante y acogedor, el servicio muy atento y los platos están riquísimo. Si te gusta la comida italiana de verdad te recomendamos que vayas a conocerlo y, eso sí, reserva con antelación porque los fines de semana cuelga el cartel de completo. Nosotros volveremos pronto para probar sus pizzas rectangulares de masa madre. Vimos sacar unas cuantas mientras comíamos y tienen una pintaza ¡brutal!.

Peppe Fusco

C/ Fuencarral, 139 Madrid

Horario: Cocina abierta de L-D de 13h00 a 23h00,

fines de semana hasta las 00h, y copas hasta las 02h.

Precio medio: 35 euros.

Página web aquí

7 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo