• MADRID ME ENAMORA

INCLÁN BRUTAL BAR, ORIGINAL, DESENFADADO Y A BUEN PRECIO


  • Su innovadora visión de la cocina tradicional española con toques orientales atrapa

  • Su comida rica, cócteles, decoración y ubicación lo convierten en un 'place to be'


Dicen que no hay dos sin tres y eso es lo que nos ha pasado a nosotros. Inclán Brutal Bar es, sin duda, uno de nuestros restaurantes favoritos del centro de Madrid al que no nos cansamos de volver porque lo tiene todo. A la deliciosa comida 'non stop', a precios comedidos, hay que sumarle la original presentación en la vajilla diseñada por Piñero, y todo ello en un ambiente muy cool que recrea a una biblioteca con centenares de libros en un claro guiño al dramaturgo Valle Inclán.

El interiorismo de Inclán Brutal Bar está cuidado al mínimo detalle.

Lo más difícil en Inclán es qué elegir. En su carta encontramos una amplia variedad de propuestas originales y desenfadadas con el sello del chef Joaquin Serrano que ha pasado por las cocinas del “Celler de Can Roca”, “Club Allard”, “Fismuler”, “Calima”, “Albora”, “Kabuki Wellington” o “Efímero”). Él es junto al equipo de barmans uno de los artífices de que tu experiencia sea BRUTAL.

Con motivo del día del libro, del 19 al 23 de abril, a cada persona que acuda a Inclán Brutal Bar y done un libro se le regalará un cóctel.

Si es la primera vez que vas debes probar alguno de sus imprescindibles como sus croquetas cremosas de jamón o la tortilla de patatas "hecha al momento" y terminada en tu mesa con trufa negra. Como era nuestra tercera visita apostamos por probar alguno de sus nuevos platos como el Bao de Pato, que vienen servidos en un original oso panda. Muy jugoso y con mucho sabor.

Bao de pato con salsa hoisim, hierbas aromaticas y pepino encurtido.

En Inclán Brutal Bar apuestan por una gastronomía mediterránea en la que se fusiona lo tradicional con lo vanguardista. Es la creativa apuesta que se traduce en platos tan sencillos como deliciosos como la ensalada templada de aguacate con periquitos, unos carabineros pequeñitos al ajillo. Lo tomamos junto a un Funky Monkey 47, un cóctel a base de ginebra y con un sabor cítrico y floral dado por la crema de lavanda y el agua de limón. Por cierto, ¿os habéis fijado en la vajilla? No digáis que no es ideal.

Tartar de aguacate con carabineros al ajillo.

A continuación probamos uno de sus propuestas de "Nos vamos de pesca". En nuestra anterior visita probamos sus zamburiñas a la brasa con kimchi y esta vez nos decantamos por el tataki de atún. Vienen en un plato barca sobre una cama de alga wakame, chipotle y sésamo crujiente. ¡Todo un acierto!.

Tataki de atún, cama de alga wakame, chipotle y sésamo crujiente.

Para terminar la parte salada comimos el arroz meloso de pato y trufa. A la original presentación de esta elaboración se une lo rico que estaba. Un plato ideal para compartir y del que dimos buena cuenta con otro de sus cocteles llamado "Me quito el cráneo". Un trago largo con acento andaluz, cuya base es el ron Brugal con una entrada ácida y un final dulce aportado por el Pedro Ximenez y el maracuyá.

El arroz meloso de pato y trufa es uno de sus imprescindibles.

Las sorpresas continúan también en los postres. El momento goloso siempre nos encanta. por lo que volvimos a echar un vistazo a su carta. Tarta de queso que siempre apetece, tiramisú servido en una cafetera de expreso, chocolate costrado con helado de violeta y sal y Nocciola Brutal son algunas de sus irresistibles propuestas. Nos decidimos por éste último, su reinterpretación del Ferrero Rocher, hecho a base de chocolate y gianduja. ¡Estaba de muerte lenta!

La versión del Ferrero Rocher de Inclán está brutal.

En definitiva, que Inclán Brutal Bar es un escenario ideal para ir a disfrutar con amigos o en pareja. Un restaurante, de los mismos dueños que Rosi La Loca, cuya experiencia te conquistará de principio a fin por su comida, sus cocteles, el ambiente desenfadado y un precio muy comedido.

Inclán Brutal Bar Calle Álvarez de Gato, 4 Tlfno: 910 23 80 38 Precio medio: 20-25 euros Página web aquí

4 comentarios