• MADRID ME ENAMORA

ZAGA, EL NUEVO DE LA ZONA PONZANO QUE DEFIENDE EL PRODUCTO Y LA TRADICIÓN

¿Quién dice que en medio de la pandemia no se abren nuevos restaurantes? En Bretón de los Herreros, en el área gastronómica de Ponzano, se ha estrenado Zaga. Un nuevo restaurante que, en el local del que fuera El Atelier Belge, busca ofrecer una cocina de calidad con una inmejorable relación calidad precio.

Desde su nombre de origen chileno marcan el objetivo de la que es su nueva propuesta culinaria, porque zaguero significa defensor, y eso es lo que promueven, la defensa del producto tanto en su barra como en su mesa.

La decoración en Zaga invita a disfrutar. Tanto en su planta baja, en la que dominan una gran barra y unas mesas altas en las que se puede disfrutar de una carta específica de tapas y raciones para picotear, como en su salón en el que comer más reposadamente. En ambos espacios domina la luz, los tonos claros y neutros y numerosos espejos que dan una mayor amplitud al gran espacio del que ya dispone. Una cuidada puesta en escena para que lo que se sirve en el plato sea siempre lo fundamental para el comensal .

Salón del restaurante Zaga.

En sus raciones no faltan propuestas tradicionales como las croquetas, la tortilla de patatas y las tostas; y en sus entrantes otras más innovadoras como las berenjenas chinas con romescu o los mejillones en salsa Zaga. Imprescindible, su versión del Tataki de atún rojo, que sirven en pequeñas tostas para comer de un bocado y en el que contrastan tanto los sabores como las texturas.

Tataki de atún

Entre sus especialidades están las elaboraciones a las brasas, por eso os recomendamos pedir alguno de los platos que elaboran al calor de las ascuas como las Alcachofas en una preciosa elaboración en forma de flor...

Alcachofas a la brasa

... o el Pulpo a la brasa con puré de patatas, que más que un plato parece una obra de arte.

Pulpo a la brasa

En Zaga, no solo miman el producto, también recuperan recetas tradicionales para resaltar su sabor. Entre estas destaca el Escabeche en el que elaboran el Bonito. Mmmmm.

Bonito en escabeche

Siguiendo nuestra cena marinera y tras el éxito del tataki, pedimos otro plato a base de atún. El Tartar de atún rojo con ese punto picante gustoso que tanto nos enamora y que conquista el paladar.

Tartar de atún rojo

Cerramos el capítulo de salados con dos segundos. Un pescado más y una carne. Unos dados de Merluza a la romana con patatas fritas, en el que se nota que en cocina dominan la técnica de la fritura...

Merluza a la romana

... y un Escalope de ternera con un empanado secreto o no tan secreto, porque nos contaron que el pan rallado lleva un toque de pimienta, limón y parmesano para aderezar el filete sin cambiarle el sabor.

Escalope con su empanado secreto

Su carta de postres no es muy extensa, pero en ella no faltan el tiramisú o la Tarta de queso.

Tarta de queso

Pero para nosotros la gran sorpresa fue la Piña a la brasa al Josper, que sirven acompañada de salsa de mojito y hierbabuena. Espectacular de sabor y divertida para comer.

Piña a la brasa con salsa de mojito

Tras este recorrido por su carta, solo nos queda decir que recomendamos una visita a Zaga para descubrir su defensa del producto tanto en la barra como en la mesa. Un restaurante de cocina tradicional con un toque innovador, que además dispone de terraza y reservado, en una de las zonas más de moda, gastronómicamente hablando de la capital.


Zaga

C/Bretón de los Herreros, 39

Telf.: 912 321 130

Precio medio en barra: 15-20 euros

Precio medio en sala: 30-40 euros

Página web aquí