• MADRID ME ENAMORA

APRENDEMOS A HACER PAN CASERO SIN AMASADO

Actualizado: jun 18


  • La receta es muy sencilla y el resultado un pan crujiente y muy esponjoso

  • Un pan ideal para tus desayunos o para hacerte un buen bocadillo


Hacer pan en casa es mucho más fácil de lo que piensas. Y si os decimos que la receta que hoy os traemos no necesita amasado, ¿qué os parece? Os vais a quedar impresionados de lo sencillo qué es elaborarlo y conseguir un pan crujiente y esponjoso. Y además es divertido. Si tienes niños haz como nosotros y ponte a cocinar con ellos.


Antes de poneros manos a la obra, debéis organizaros y saber que en la mesa solo necesitáis estos ingredientes:


  • 800 gr. de harina de trigo + algo más de harina para espolvorear en la mesa

  • 1 sobre de levadura de panadería deshidratada (unos 5,5 gr.)

  • 650 ml. de agua a 25-30º

  • 15 gr. de sal

  • 1 cucharada de aceite



¿Ansiosos de saber cómo es la elaboración? Pues el primer paso es tamizar en un bol grande la harina y la levadura y mezclar bien ambos ingredientes. Habrás visto que no usamos harina de fuerza, ¿verdad? El motivo es que con la crisis del #coronavirus no la encontramos en el supermercado., pero viendo el sensacional resultado hemos comprobado que puedes hacer pan con cualquier harina normal que tengas en casa.


Una vez hecho el primer paso, echa la sal y vierte el agua (a 25-30º) poco a poco hasta el final en el recipiente. Ahora es el momento de coger una espátula -o con las manos- y remover la mezcla hasta que tenga consistencia, algo que conseguirás en poco más de de un minuto.


Coge un nuevo recipiente y unta con un pincel con aceite el fondo y las paredes. Después mete aquí la mezcla, tapa el recipiente con un film transparente y déjalo en la nevera al menos 12 horas para que la masa fermente. Nosotros hicimos la mezcla por la tarde y así al día siguiente por la mañana teníamos ya la masa en perfectas condiciones para elaborar nuestro pan.


Ahora es el momento de pringarte bien las manos. Primero espolvorea harina en la mesa y en tus manos. A continuación saca la masa del bol y junta hacia el interior los bordes para ir dándole forma. Una vez que has conseguido darle consistencia, es el momento de dividir la masa. Con nuestras cantidades da para hacer tres chapatas de buen tamaño.


A continuación, debes taparlas unos minutos con un paño para levar la masa. Aprovecha ese tiempo para encender el horno a 250º solo por abajo. Una vez que esté caliente echa dos vasos de agua en la bandeja del horno y mete ésta en la parte de abajo. En la siguiente balda empezando por abajo pon la rejilla con papel albal y las tres chapatas.


Después de 10 minutos en el horno, cambia la posición a calor por arriba y abajo y deja el pan unos 10-12 minutos más hasta que veas que el pan queda tostado por fuera. Sácalo del horno y ponlo en una rejilla para que enfríe. En total el pan debe estar en el horno unos 20-22 minutos.

¿El resultado? Un pan casero, crujiente y delicioso ideal para tu desayuno, para hacerte un buen bocata o para tus comidas y cenas.

Por cierto, guarda el pan en una bolsa de tela para que se conserve mejor. Nosotros guardamos una chapata en tela y cortamos las otras dos en rodajas y las metimos en el congelador para ir sacándolas cada vez que nos apetecen.


Como habrás visto la receta es tan sencilla que la puedes hacer sin tener ningún conocimiento de cocinar. Nosotros la hicimos con nuestras dos hijas, de 10 y 8 años, y os podemos decir que merece la pena hacer tu propio pan. Nosotros ya estamos pensando en prepararlo otra vez, ¿y tú?


Por cierto, nuestra receta es una adaptación de varias que hemos leído en internet y a las que queremos agradecer los distintos tips y consejos que nos han enseñado como es el caso de Las recetas de Esbieta, Directo al paladar y Mil ideas, mil proyectos.


También te puede interesar:

- Las mejores tartas de queso de Madrid

16 comentarios