CHOW CHOW, LA FUSIÓN JAPO-LATINA MÁS TOP DE MADRID

June 5, 2018

Pegado pared con pared a su hermano mayor Teckel, nació Chow Chow, el tercero de los cachorros del grupo gastronómico RanTanPlan. Un restaurante que fusiona en su carta la cocina japonesa y latina mezclando sabores tradicionales nipones con los procedentes de la gastronomía peruana, mexicana, venezolana y brasileña. Una unión de la que surgen platos tan sugerentes como el bao de manitas de cerdo, el niguiri a la toledana o el gunkan de huevo trufado y polvo de jamón.

 

Platos todos ellos que se pueden degustar en este local cuya decoración está inspirada en la ciudad de Kyoto y que ha sido diseñado por el estudio de María Villalón. Un espacio que se convierte en el marco perfecto para disfrutar de todas las sorpresas que guarda en su interior.

 

Comenzamos nuestra incursión en la fusión japolatina de Chow Chow pidiendo los platos que nos sugirió Andrea, una atenta jefa de sala que tras detallarle nuestros gustos nos guió por los platos de más éxito de su carta. El primero que llegó a la mesa fue su Tartar de Atún con camote frito y huevos de codorniz. Un plato en el que destacaba la gran calidad del pescado y que nos sorprendió por la mezcla de elementos fríos y calientes en una misma elaboración. 

 

Nuestra segunda petición fue el Ceviche de pesca del día con chipirón de anzuelo en tempura. Una propuesta completamente diferente a la popularmente exportada de Perú y que recomendamos por los contrastes entre el crujiente de los frutos secos y de la fritura y la cremosidad de la leche de tigre en la que está macerado el pescado.

 

En la vertiente más asiática del menú, destaca un amplio apartado dedicado a sashimis, a los niguiris y a los rolls. En esta última sección nos decantamos por el  Maqui Chow Chow, un maki de atún picante, que se elabora junto con pepino, salsa chipotle y masago arare. También pedimos el Limeño, que se prepara a base de canchita quebrada, chipirón rebozado, aguacate, hamachi y cebolla morada con salsa acevichada. Pura fusión.

 

A continuación tomamos el Nigiri de salmón con ralladura de lima y azúcar moreno, y el Gunkan de huevo trufado y polvo de jamón. Una demostración de que los ingredientes asiáticos, americanos y europeos combinan a la perfección. 

 

Para cerrar la parte salada de la comida nos decantamos por las Mini Burger “japolatinas”. Unas ricas hamburguesas que se sirven con queso y guacamole, y acompañadas de chips de camote. ¡De 10!

 

En la parte dulce de la carta de Chow Chow siguen sorprendiendo al cliente con sus propuestas. El banofee, el coulant de chocolate con helado de wasabi o la tarta de té verde y cremoso de yakiniku son alguna de sus originales postres. Nosotros nos decantamos por la Trilogía de mochis. Este pastel hecho a base de arroz es uno de los elementos tradicionales del año nuevo en Japón. Esta bolita de pasta de textura glutinosa se rellena con todo tipo de ingredientes. En nuestro caso tomamos uno de Té verde con sésamo negro y dos de chocolate.

 

En definitiva, que ir a  Chow Chow es adentrarse en un nuevo universo gastro en el que brilla una acertada fusión japo-latina de sabores y texturas. Satisfacción para el paladar con recetas geniales elaboradas con una materia prima de calidad. Si a esto le unimos el agradable espacio en el que disfrutar de la comida, solo nos queda decidirnos por qué día reservar, algo que recomendamos porque encontrar mesa no es tarea fácil. Por cierto, si vais un jueves puede que tengáis suerte y la cena os salga gratis. Cada noche, a eso de las once hacen un sorteo entre los comensales.

 

 

Chow Chow

C/Concha Espina, 55

Telf.: 91 772 91 23

Precio medio: 35€

www.chowchowmadrid.com

 

Te puede interesar:

Así fue nuestra visita a Pomerania, el último cachorro del Grupo RanTanPlan

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

© 2023 by AMUSE BOUCHE. Proudly created with Wix.com

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon