SASHA BOOM, EXPLOSIÓN DE SABORES ASIÁTICOS CON INFLUENCIAS PERUANAS

February 5, 2018

Hace algo más de un año que abrió sus puertas en la zona de Ponzano con una propuesta gastronómica sorprendente y una cocina de mestizaje en la que el exotismo de Asia y la influencia de Perú iban de la mano. Ahora, el hermano menor de Pink Monkey renueva su carta con nuevas elaboraciones del chef Luis de los Ríos que nos conducen por un viaje por diferentes culturas (Oriente Próximo, Mediterráneo ...) en el que disfrutar de una explosión de sabores y texturas, con toques cítricos, picantes y de hierbas aromáticas.

 

Ubicado en el número 26 de la calle Raimundo Fernández Villaverde, Sasha Boom es un local amplio con una decoración desenfadada y varios ambientes. En el exterior, una gran terraza. A la entrada, una barra metálica con banquetas altas para tomar un coctel o picar algo y alrededor, mesas de madera para una comida más reposada. 

 

La carta se divide en varios apartados: entradas, ceviches, platos asiáticos, dim-sum y postres. Un lugar ideal para disfrutar de unas elaboraciones que se comen fundamentalmente con las manos, con cuchara o con palillos. Iniciamos nuestro recorrido con dos entrantes de la antigua carta: los Mejillones Nam Jim, marinados en una leche de tigre de ají amarillo y el Kimuchi Zamburiñas Lima. Dos elaboraciones muy refrescantes, con mucho color y que en boca suponen una sensacional explosión de sabores.

Los nuevos platos van desde los tiraditos y ceviches de la gastronomía peruana a los dumplings de la asiática. El Tiradito de atún es un entrante ideal para compartir. Marinado en leche de tigre de maíz morado nos gustó mucho su sabor salado y ácido junto al toque crujiente de los hilos wan tan frito. 

 

El Ceviche de mariscos, con corvina, pulpo, chipiron y langostinos es una de las nuevas incorporaciones. Está marinado en una leche de tigre de Ají amarillo, acompañado de cebolla morada, Cancha (maiz tostado) Aji limo (Chile Picante Peruano) y Crujiente de boniato infusionado en Maiz Morado. ¡Delicioso!

 

Junto a este sensacional plato, un clásico, el Ceviche de corvina marinada en leche de tigre clásica, acompañado con cebolla morada, cancha, ají limo y crujiente de boniato. Una elaboración muy rica y en la que sobresale el sabor ácido.

 

El toque asiático lo ponen platos como el Wok de noodles con langostinos, aunque en sabor nos recuerda al tallarín saltado peruano. De sabor muy potente, está salteado con cebolla roja, cebolla china, pimiento rojo, pimiento verde, brocoli, y setas shitakes junto a una salsa de ostras y soja. Lo acompañan con unos crujientes Fideos de arroz fritos.

 

Una de las mayores sorpresas de su carta son las Costillas ibéricas. Son de cerdo iberico y están cocinadas a baja temperatura durante 48 horas. La carne se desprende fácilmente del hueso y en boca prácticamente se deshace. Vienen laqueadas con una salsa hecha a base de aji panca, soja fermentada y batata deshidratada y acompañadas de un pure de albahaca y cilantro. 

 

También nos sorprendió su Arroz meloso de mariscos. Estéticamente recuerda a una paella, pero cuando lo probamos, el sentido del gusto nos traslada al continente americano por sus sabores que nos recuerdan a Perú. El arroz está cocido a baja a temperatura en caldo de pescado y mariscos, pero a nuestro gusto estaba demasiado hecho. Por cierto, viene acompañado de ali oli de rocoto, un pimiento peruano que le da un interesante toque picante. 

 

Y como os contábamos al principio, la influencia de Asia y Perú están muy presentes en los platos, pero las nuevas elaboraciones van más allá, incorporando nuevos destinos exóticos. Es el caso de la Sopa Laksa, una sopa de fideos con un caldo de leche de coco servido con noodles, gambón, huevos de codorniz, chiles y setas shimeji. Un plato tradicional muy popular en Malaysia, Singapur y en Indonesia.

 

A estas alturas estábamos ya llenos, pero sabéis que no sabemos decir que no a un postre. Primero comimos unos Picarones peruanos. Bueno, realmente los devoramos y nos nos dimos cuenta de hacerles una foto. Jajaja!!! Nos recordaron a los buñuelos que se comen en Las Fallas de Valencia. También probamos el Mochi casero de mango, tamarindo y chile. Se trata de un dulce japonés hecho a base de pasta de arroz. Lo acompañan de sorbete de coco y lima, mango lassi y bizcocho de té y yogur. Ideal para los muy muy muy golosos.

 

Por cierto, en Sasha Boom, los originales y exóticos cocteles juegan también un papel fundamental. Imperdonable no pedir el tradicional Pisco Tour para ir abriendo boca. Entre las novedades, la Santa Muerte (pisco con jengibre, mezcal Spicy Mango, bitter Tiki), Green Dori (gin macerado en lima kaffir naranja, sirope de pepino, midori zumo de lima, ginger ale) y Wild Thought (cachaca, zumo de pomelo, licor de mora, puré de lichis, Martini rosso). Combinados ideales para maridar con la comida o para terminar reposadamente la cena.

  

En definitiva, que si estas buscando un lugar distinto con comida diferente Sasha Boom es tu sitio. "Same same, but different” (“Igual, igual, pero diferente”), reza su slogan. Un restaurante desenfadado para disfrutar de sabores asiáticos y peruanos con influencias de otros rincones del mundo. ¡A nosotros nos encanta!.

 

 

Sasha Boom

Calle Raimundo Fernández Villaverde, 26

Teléfono: 91 199 50 10

Precio medio: 30-35 euros.

http://restaurantesashaboom.com

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

© 2023 by AMUSE BOUCHE. Proudly created with Wix.com

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon