DESCUBRIENDO LA VILLA MEDIEVAL DE PEDRAZA

September 14, 2018

A tan solo una hora y media de Madrid se encuentra una de las villas medievales mejor conservadas de toda España que bien merece una visita para perderse por sus calles, descubrir su encanto y degustar su rica gastronomía. Hablamos de Pedraza, un pequeño pueblo segoviano, de apenas cien habitantes, cifra que durante los fines de semana se multiplica por la llegada de visitantes.

 

Amurallada completamente, a Pedraza solo se puede acceder y salir por una única entrada, la Puerta de la Villa. A partir de ahí debe dejar su coche en el aparcamiento situado junto al Castillo. Es este uno de los principales atractivos, una fortaleza del siglo XIII, cuyo interior alberga el Museo Zuloaga, pintor que lo adquirió en el año 1926. La visita guiada dura una hora y merece la pena para conocer la historia que encierra. Por cierto, no será difícil encontrar por sus jardines a la nieta del genial pintor, actual propietaria del castillo, donde reside. 

 

Muy recomendable es también visitar la Cárcel de la villa. En ella veremos cómo eran las lóbregas celdas en las que se encerraban a los presos en la Edad Media, unos pequeños habitáculos de madera, en los que apenas entraba luz natural. La crueldad de los carceleros era tal, que arrojaban a los presos por agujeros en el suelo de una altura de unos 3 metros, donde morían por las heridas provocadas en la caída y de inanición. Todo estaba pensado para el sufrimiento de los forzados huéspedes, incluso los urinarios que evacuaban en el interior de las propias celdas. 

 

Aunque no son muchos los alojamientos que hay en la villa,  todos tienen mucho encanto por la singular belleza de la localidad. El Hotel de la Villa fue nuestro alojamiento elegido. Está situado en la Calle Real, a tan solo unos pasos de una cuidada Plaza Mayor que parece no cumplir años y que esconde estupendos asadores en sus soportales en los que comer un buen lechazo. Un buen ejemplo de la rica cocina castellana es El Soportal, donde Pedro, su dueño, lleva toda una vida dando de comer a quien se acerca a su restaurante.  Un lugar muy especial en el que se llegan a servir hasta 100 cuartos de Cordero lechal por comida.

 

 

Y para comenzar tan rica comida y ahora que el frío llega, que mejor manera de comenzar la pintanza que con unos tradicionales Judiones de La Granja. Uno de esos platos que solo con verlo te grita ¡Cómeme!

 

En definitiva, en Pedraza todo merece la pena. Su gastronomía, sus calles, su entorno ... Declarada Conjunto Monumental en 1951, parece que el tiempo no pasa por una villa ideal para escapar de la rutina y deleitar todos nuestros sentidos. Ahora solo queda que elija fecha para su próxima gastroescapada y decida si va con su pareja, su familia o con amigos.

 

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

© 2023 by AMUSE BOUCHE. Proudly created with Wix.com

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon